LA MENTIRA DE CREER EN EL YO

Para predicar a Cristo, a Su obra redentora de mis pecados, a Su sacrificio para que pudiera ser salvo por Su gracia, (gratis), he tomado la costumbre de hacer, a algunos amigos que aprecio, la siguiente pregunta: “Si muriera hoy de repente, ¿a donde cree que iría, al cielo o al infierno?” Y después de…