RENDIDO ANTE DIOS PERO LISTO Y FIRME PARA LA BATALLA

Cuando tengamos adversidades y/o oposiciones en nuestras vidas, no debemos depender de nuestras propias habilidades o capacidades para pasar el desierto y ganar la batalla. Después de haber hecho en nuestras fuerzas todo lo humanamente posible, debemos probar rendirnos totalmente ante nuestro Dios y pedirle en oración que entre Él a pelear nuestra batalla. Descansamos…