Visión & Misiónadministrador

Visión


Vemos una iglesia en Cristo, creyentes con una relación personal con Dios, y revelación de su propósito. Equipados para recoger la última gran cosecha y preparar el camino para la venida del Señor.



 Misión


misionDiscipular, fundamentando en la palabra de Dios a los creyentes, de manera que la renovación del entendimiento les permita eliminar prejuicios, entender el corazón del Padre por los perdidos, servir y caminar en autoridad.

Mediante estudios bíblicos en los hogares, talleres de oración y meditación bíblica, impartición de ministros visitantes. Empoderando y apoyando material y espiritualmente lideres que lleven el evangelio y expandan el reino.


cimiento

Fundamentos


1. La iglesia es universal.

La iglesia no hace acepción de personas, Está para el servicio de quien lo necesite.
La división viene por falta de claridad en cuanto a lo que la palabra de Dios dice sobre Su iglesia, pero la verdad trae libertad.
La intolerancia es falta de amor, somos llamados al amor en justicia, pero el amor no transige en cuanto a los mandatos de Dios. Lo que tenemos en común es a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y su Palabra inmutable. La unidad es en El.

2. Equipar creyentes con la palabra de Dios.

El discipulado es parte vital de la gran comisión.
La iglesia debe estar  fundamentada en Cristo.  Para ser miembros de la iglesia se deberá pasar por un proceso de discipulado, en el cual se darán los fundamentos básicos que debe tener todo creyente para que esté cimentado en Cristo.
El discipulado no determina la posición en Cristo, pero el conocimiento de la palabra capacitará en autoridad para caminar y usar lo que Cristo ya ha provisto.
La relación con Dios no es limitante al ámbito de la iglesia, sino que la revelación de iglesia debe ser un diario vivir en Cristo.
La capacitación no solo debe ser teórica, si no practica, y se debe incorporar la oración dentro del discipulado, no como enseñanza, si no como taller.
La enseñanza de la palabra debe hacerse de manera programada, dando la libertad necesaria al espíritu para ministrar cuando así El lo requiera.

3. Capacitar líderes

Los fundamentos de la capacitación de los líderes son:
Identificar en oración los dones y talentos, ayudando a los creyentes a que los descubran y los puedan desarrollar con sus aportes de servicio a la iglesia.
Los escogidos deben pasar por un entrenamiento mayor que incluye no solo el discipulado, si no un segundo nivel  de liderazgo y oportunidad de servicio para encontrar su vocación.
La capacitación se dará en un periodo no mayor a 1 año.
El líder no debe conformarse con recibir la unción del Espíritu Santo para el servicio en determinada área  sino que el fuego de Dios le compela a bendecir con la unción que le ha sido dada para administrar.
La iglesia no dependerá de hombres, sino de Dios, y de esa manera debe ser autosuficiente en Él.
Los líderes deben trabajar en unidad con el pastor, con conciencia de que en el futuro el liderazgo local los llevará al liderazgo espiritual entre su propia gente.

4. Alcance misionero y evangelistico.

Dar claridad sobre el sentir del corazón de Dios de extender su iglesia por medio del  evangelismo y las misiones.
Antes de hacer cualquier alcance evangelistico o misionero, se deben establecer grupos de discipulado y consolidación. Lideres que hagan seguimiento a las personas que entregan su vida a Dios.
La iglesia mientras desarrolla sus propias misiones apoyará a otras que ya estén establecidas, sembrando una semilla que el día de mañana traiga la cosecha de sus propias misiones.
La iglesia debe comprometerse a ayudar en las misiones no solo de manera económica, también debe orar por ellas, manteniendo una relación cercana personal, espiritual y financiera con nuestros misioneros.

5. Preparar el camino para la venida de Jesús.

Todos los demás propósitos apuntan a la instauración y conciencia del reino de Cristo, la cual será promovida dentro de la iglesia desde el púlpito.
La iglesia debe estar  fundamentada no solo en Cristo sino también en su inminente venida y en el papel que desempeñaremos en el reinado milenial.