USE SU JUEGO DE LLAVES

Pablo José Ramírez Hernández

Salmos 34:10

Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; Pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

¿Qué es buscar a Dios? Estudiar, gustar, disfrutar, meditar y obedecer Su palabra, pidiéndole que a través de Su Santo Espíritu nos de la revelación necesaria para entenderla y creerla, así como la voluntad y fuerza necesarias para ponerla en práctica en nuestra vida diaria.

Al profundizar en Su palabra, lograremos mantener una excelente relación y comunión con el Padre y alcanzar el gozo y la paz del Señor, lo cual nos garantiza que siempre tendremos lo que necesitemos para transitar por esta vida terrenal y pasajera, mientras cumplimos con las obras que Él predestinó  de antemano que hagamos, para ejecutar los planes y el propósito para el que fuimos creados.

Pero Jesús quiere que como creyentes en Su obra redentora, usemos la autoridad que nos delegó con Su triunfo en la cruz para vivir una vida de victoria, de plenitud en todo y para prohibirle al diablo que nos atormente.

El diablo no puede trancar o atar las bendiciones que Dios el Padre nos tiene en el reino de los cielos. Mucho menos puede entonces atarnos en nada acá en la tierra. Los únicos que podemos entrar con confianza al cielo, ante la presencia del Padre, para disfrutar de Su presencia y tomar nuestras bendiciones, somos nosotros sus hijos, lo cual nunca podrá hacer el diablo.

Para ello, Jesús nos dejó a los creyentes nuestro propio juego de llaves para entrar a nuestra verdadera casa cuando queramos, para tomar nuestras provisiones y bendiciones:

Mateo 16:19

Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Debemos usar las llaves del reino de los cielos, que a cada uno de nosotros nos da Cristo, cuando lo confesamos como nuestro Señor y Salvador y lo invitamos a que more en nuestro corazón, para entrar con confianza al Trono de nuestro Padre Dios.

Allí obtenemos misericordia y oportuno socorro para todas nuestras tribulaciones y desatamos las bendiciones de Dios, por encima de nuestros esfuerzos humanos.

Hebreos 4:16

Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que él tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de necesidad

Deja un comentario

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url