LA MENTIRA DE CREER EN EL YO

administrador

Filipenses 3:3 - Nueva Traducción Viviente

Pues los que adoramos por medio del Espíritu de Dios somos los verdaderos circuncisos. Confiamos en lo que Cristo Jesús hizo por nosotros. No depositamos ninguna confianza en esfuerzos humanos.

Para predicar a Cristo, a Su obra redentora de mis pecados, a Su sacrificio para que pudiera ser salvo por Su gracia, (gratis), he tomado la costumbre de hacer, a algunos amigos que aprecio, la siguiente pregunta: “Si muriera hoy de repente, ¿a donde cree que iría, al cielo o al infierno?” Y después de pensar un ratico me contestan “Al cielo” y les vuelvo a  preguntar “¿Por qué?” y la respuesta siempre es “Porque yo he sido buena persona; yo no le he hecho mal a nadie; yo hago el bien a los que más puedo”.

Esa es la típica respuesta del que piensa y vive convencido que es capaz por sus obras de ganarse la salvación y la vida eterna, para estar al lado de Cristo adorando por siempre a Dios el Padre. Es la moda actual,  la autoconfianza.

La sociedad proclama por muchos medios, la necesidad básica de creer en uno mismo y de que para lograr algo en la vida, se debe sentir siempre bien.

Esa es la mayor mentira que el diablo puede poner en nuestras mentes.

La mayoría de las personas pasan sus vidas buscando subir la escalera del éxito, basados en sus relaciones personales, sus capacidades, inteligencia, habilidades, contactos  o palancas tan solo para llegar hasta lo más alto y enconar que el soporte de esa escalera era el incorrecto. Otros, con las mismas herramientas y convicciones del “yo”, luchan igualmente para obtener un desempeño perfecto pero al final solo fracasan una vez y otra.

El resultado es siempre el mismo: Se sienten entonces vacios, miserables, como que algo les faltara y no pueden estar gozosos, tranquilos, plenos, con la sensación del deber cumplido.

Dios nos recuerda en Su palabra lo siguiente:

Jeremías 17:5 - Biblia en Lenguaje Sencillo

Yo, el Dios de Israel, declaro: ¡Maldito quien confía en los demás! ¡Maldito quien confía en sí mismo! ¡Maldito quien se aleja de mí!

Reina Valera

Así ha dichoJehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

Nueva Traducción Viviente

Esto dice el Señor: Malditos son los que ponen su confianza en simples seres humanos, que se apoyan en la fuerza humana y apartan el corazón del Señor.

La conclusión es muy simple: Tanto para la salvación como para el verdadero éxito a la manera de Dios, no tengo que creer en mí mismo; solo debo creer en Cristo operando en mí. No necesitamos autoconfianza. Necesitamos creer en Dios y en Su hijo Jesús.

Bendiciones,
Pablo José

Deja un comentario

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url